El prisionero del Vaticano - Maria Josefina Uribe Mallarino

El prisionero del Vaticano

By Maria Josefina Uribe Mallarino

  • Release Date: 2013-03-02
  • Genre: Religión
  • Size: 268.17 KB

Alternative Downloads

Server Link Speed
Mirror [#1] El prisionero del Vaticano.pdf 44,968 KB/Sec
Mirror [#2] El prisionero del Vaticano.pdf 40,971 KB/Sec
Mirror [#3] El prisionero del Vaticano.pdf 34,224 KB/Sec

Description

El Vaticano convoca a un nuevo cónclave porque el papa ha dimitido de su cargo. ¿Qué ha ocasionado la renuncia del Santo Padre? “Todo ronda sobre transgresiones al sexto y séptimo mandamiento”, habría dicho un cardenal bien informado. Las manos del demonio en las cuentas de Dios, los desórdenes sexuales incompatibles con la Iglesia y las querellas intestinas contra las que no puede luchar.”
El papa elegido no es uno de ellos. Ha llegado al pontificado de forma imprevista por un error cometido por quienes controlan la elección escogiendo a los electores. Después de la entronización va comprobando cómo los rumores que circulan sobre las transgresiones a la ley de Dios y de los hombres en el Vaticano, no solo son ciertos sino incompletos.

El día a día de su magisterio le aporta las pruebas de la conducta impropia de quienes están convencidos de tener en sus manos las llaves del Reino de los Cielos. Los poderosos Prefectos de Congregaciones espían a sus administrados, ejercen presiones indebidas y utilizan a su guisa fondos destinados a obras más santas. Obtienen obediencia por chantaje y silencio bajo la amenaza de excomunión. Cada cual espera que el papa tome conciencia de su impotencia y que acepte que para sobrevivir en la Santa Sede no tiene otra opción que la de aliarse con uno u otro de los bandos que imperan. Pero él mantiene su independencia. Incapaz de hacer valer su voluntad con su firma lo intentará con su voz. En el sermón de una importante misa y para sorpresa de todos, hace una declaración en total oposición con las prácticas aceptadas hasta el momento en la iglesia. Los cardenales enemigos deponen temporalmente la lucha entre ellos para concentrarse en el adversario común. Ante la resistencia a doblegarse del advenedizo, lo privan de libertad.

keyboard_arrow_up